El día en que los pingüinos tuvieron frío – Cuentos de cuarentena – 1 de abril 2020

Un día cualquiera los pobres pingüinos sintieron frío. Estaban aburridos de quedar todos gélidos después de nadar, con los mocos como estalactitas. Entonces se juntaron y resolvieron irse de vacaciones. “Ya está bueno” dijeron, “hasta cuándo tenemos que congelarnos”. Y tomaron sus cosas (aunque en verdad, no usan ni maleta) y se fueron a veranear más al norte. ¿Se imaginan miles de pingüinos llegando a las playas de Cancún, de Buzios y Cachagua? Así fue. Era una marea negra que hacía pequeños “cuacs” de felicidad, porque finalmente iban a sentir el calor del sol en la arena.

El pequeño problema -con el que no contaban- es que no existe un bloqueador solar para pingüinos. Y después del primer día los pobres pájaros estaban rojos como tomates y lo único que querían era volver a sus aguas frías. Y si ustedes creen que la gente de Cancún, Buzios y Cachagua se sorprendió al ver llegar tantos pingüinos, ni se imaginan la cara de los habitantes de la Antártica cuando vieron llegar a un montón de pingüinos todos colorados.

FIN