El vejete de las películas – Cuentos de cuarentena – 29 de abril 2020

Esta es una historia real, dicen. ¿Sabían ustedes que una sola persona le pone nombre a todas las películas? Es verdad. Por eso hay tantas que se llaman “Atracción letal”, o “Contacto mortal”, o “Contacto fatal” o “Furia final”. ¿No les parece que todas se parecen un poco? Pero tienen que ser comprensivos, porque este trabajo es muy duro. Porque todas las semanas llegan y llegan más y más películas a los cines, sin parar.

Al señor que le pone el nombre a las películas le gusta mucho cuando llega la Navidad o las vacaciones de invierno, porque es entonces que se estrenan las películas para niños. Entonces aprovecha para poner títulos como “La familia feliz”, “Alegre coincidencia” o “La alegría de vivir”. A veces llegan muchas de terror juntas, entonces usa palabras como “sangriento”, “sanguinario”, “monstruoso” y “mortal”. Cuando no sabe qué nombre ponerle, se pone enigmático y les pone “Escondido”, “Sospecha” o “Traición”. Así no más, bien cortito.

El único problema de este señor es que en la noche sueña puras sinopsis. Y en la mañana, no sabe porqué, despierta todo pegote con la cama llena de cabritas.

Y fin de esta historia. O mejor: “The end”.

FIN

o sea, The End, ya lo dije, poh.